Historia de La Fuente a través de fotos, articulos y gráfica.

lunes, 27 de diciembre de 2010

LA PASIÓN SEGÚN "LA FUENTE".

Descargá aquí el disco "La pasión según San Juan" de La Fuente



El encuentro de anoche en Vélez y la evangelación de la cultura.
El estadio estuvo colmado de jóvenes.
Significativa ausencia de Aramburu.
(...) una obra como "La pasión según San Juan" -denominada Oratorio Popular o cantata-, en la cual el grupo La Fuente ha logrado una poderosa simbiosis musical entre las más puras y tradicionales melodías folklóricas y los estilos e instrumentaciones de la música urbana popular contemporánea, tan cara a la cultura de los jóvenes (...).

Murió y nos unió
Diario La Razón, domingo 27 de marzo de 1983.
(...) Tuvo a su cargo la música y el canto, en el estadio el grupo La Fuente que se incorporó a la experiencia llamada de "los galpones". El concepto ha sido fomentar la participación activa de los jóvenes por medio de estribillos y otros signos. cabe consignar que ante una multitud enfervorizada que colmó las instalaciones de Vélez Sarfield se representó la pasión a través de ritmos folklóricos el rock argentino e himnos gregorianos del siglo XI (...).





LA PASIÓN SEGÚN LA FUENTE por Coco Romero.

Esta obra fue escrita por Alejandro Mayol bajo el seudónimo de Francisco del Buen Viaje, la musicalización: arreglos, composiciones originales de los climas de enlace e interpretación pertenecen a “La Fuente”, el trabajo nos llevó algo más de un año, tuvo como origen el acercamiento del Padre Pajarito y un pequeño grupo de sacerdotes y laicos –entre ellos recuerdo a Trulo y María-, a una de nuestras presentaciones.
Durante los 80, se nos acercan a la salida de una función, llevaban adelante un trabajo social bajo el nombre de “La Virgen del Buen Viaje” trabajaban por entonces con la juventud de barrios populares, encuentros denominados Galpones (realizaron más de treinta en distintos puntos del conurbano), donde generaban, un espacio de contención, un ámbito adonde acudían significativamente los jóvenes más desamparados y marginados. Compartir una torta frita con mate cosido y terminar con un encuentro artístico y reflexivo.
Con el tiempo fuimos a cantar a los galpones y hemos salido de algún lugar a los tiros y no es una metáfora, por entonces en las barriadas humildes el alcohol ya hacía estragos.
Pájaro nos propone conocer a Mayol que tenía la obra escrita e ideas musicales sobre los temas. La base de los mismos eran motivos folklóricos argentinos. Las canciones y el texto lo debíamos convertir en una obra de una hora de duración cuya musicalidad permitiera su escenificación.
Durante 1982 después de ensayar nuestro repertorio íbamos incursionando en la Pasión, Alejandro nos seguía de cerca, apenas se descuidaba le fuimos poniendo unos toques fuenteanos. Que en la obra están claramente identificados.
La musicalización fue ardua pues al mismo tiempo que avanzaba la obra, el entusiasmo generaba nuevas ideas, el proyecto se fue delineando: primero la grabación de la Pasión y luego su presentación en la cancha de Vélez Sarsfield en Liniers para la Semana Santa de 1983
Participaron del proyecto amigos que enriquecieron la idea:
Claudia Oil (voz); Daniel Oil (armonio); Daniel Sartori (aerófonos); Daniel Riga (acordeón); Carlos Garófalo (bajo). Nosotros seguíamos con nuestras presentaciones y madurando el nuevo trabajo musical: “El grito primal”.
El compromiso con esta obra fue estrictamente social, en aquella coyuntura política –cultural creíamos que era un aporte, sin dimensionar nos metimos en un entramado difícil.
Pues esto fue organizado en primera instancia por el espíritu galponero de base, cuando todo fue creciendo entró naturalmente la organización de la iglesia, así que aquel emprendimiento creció de tal manera que en parte se nos fue de las manos.
Recuerdo el sábado 26 de marzo después de la prueba de sonido y antes de la función fuimos a tomar algo en un café cercano, creo que estábamos todos desde la ventana veíamos llegar a la gente en procesión, miles… las barriadas se hacían presentes ese día. No lo podíamos creer.
La función fue con una luna llena increíble una actuación de fuerte carga emocional, había más de treinta mil personas, para La Fuente fue una vivencia inolvidable, la obra que habíamos concebido estaba viva. El espectáculo fue escenificado por ciento veinte jóvenes no profesionales ni del teatro ni de la danza. La coreógrafa fue Marta Boneto y la dirección estuvo a cargo de Celina González y Roberto Cesan.
Parte de la producción del evento fue financiada con el casete que se vendía a la salida del estadio. Allí una historia mínima es el eslabón que convertirá a esta obra en Fiesta Popular.
Un joven seminarista Armando Ledesma salió del estadio y compró el casete, marchó a su pueblo General Madariaga y le propuso al grupo “Gente de teatro” con Coco Degen en la dirección poner en escena la pasión, así fue que en 1985 empezó el camino de la Pasión en los pagos del Tuyú.
Desde entonces cada año para la Semana Santa se pone en escena “La Pasión” con la música original de aquella presentación en Vélez que fue posible gracias al espíritu galponero del Buen Viaje.
El casete de entonces quedo atrás y paso a otro formato el CD, la que sigue sonando es la música que realizamos en Villa Adelina en los estudios de los MIA, con Daniel Curto como técnico de grabación.
Hemos visitado Madariaga con mis compañeros, e hicimos una presentación con La Fuente en vivo para todo el elenco no recuerdo el año.
A la distancia disfruto de ver y saber que es posible que una obra musical hecha a pulmón se convierta en Fiesta Popular.
Si pueden visiten Madariaga en Semana Santa y disfruten de La Pasión.
Descargá aquí el disco "La pasión según San Juan" de La Fuente

1 comentario:

  1. Nos cuentan con mucha emoción quienes estuvieron, que el año de la presentación en vivo en General Madariaga fue 1988, en una cena en el local de la Sociedad Italiana después de la escenificación en el parque Anchorena. Algo que quienes presenciaron no olvidan, lamentablemente no existían los recursos tecnológicos para tener registros de tales cosas. La memoria es el único camino y por ello es tan importante transmitirlo.
    Para todo madariaguense la música de la Pasión constituye un rito. Se escenifica cuatro días pero el día del ensayo general, el miércoles, suele tener casi tanta gente como los otros días, entonces son cinco. La hemos visto no una sino varias veces al año, la escuchamos en nuestras casas, pero algo sucede cuando se escenifica, desde la profundidad de las letras hasta la ejecución impecable y distinta del grupo La Fuente nos emociona y eriza la piel como si fuera la primera vez. Nos transforma. Es todo un conjunto al que se suma nuestra fe religiosa. Eso ocurre cuando la música encuentra la grandeza que la lleva a la inmortalidad. Siempre que escuchamos a Mozart es por primera vez. No hay manera de oír “Claro de luna”, de Beethoven, sin sentir ese vértigo inicial y esa lágrima que no explicamos por qué sale. Con estas canciones que el grupo La Fuente nos regala sucede lo mismo. El dolor más grande que puede tener la humanidad, que es el de una madre al perder a su hijo, está ahí, junto al mensaje más profundo de fe cristiana. Todo envuelto en un poco más de una hora de canciones, que por alguna razón, la ciudad de General Madariaga adoptó como propias. El agradecimiento será tan eterno como sus canciones.

    ResponderEliminar